Componentes de la expresión corporal

Para el desarrollo del área de Educación Física, el cuerpo y el movimiento se pueden enfocar desde la acción expresiva, y desde este punto de vista se consideran tres elementos fundamentales que son el cuerpo, el espacio y el tiempo, que confluyen e interaccionan manifestándose en acciones motrices o movimiento, así hacemos un análisis de estos elementos desde el aspecto expresivo y en relación con el movimiento.

EL CUERPO Y EL MOVIMIENTO: Para que el movimiento tenga significado expresivo, hay que considerar el conocimiento del cuerpo, la imagen, los segmentos corporales, ejes y planos, posturas, energía, etc.

El conocimiento del cuerpo y sus segmentos corporales, supone tener en cuenta la capacidad propia para moverse y apreciar la organización de los segmentos implicados, dando lugar a movimientos simétricos y asimétricos. La toma de conciencia de los movimientos del cuerpo y sus segmentos es de suma importancia para nuestras expresiones corporales. Según Motos (1983), los segmentos corporales se pueden clasificar en:

-Cabeza: Cabeza.

-Brazo: Brazo + mano.

-Busto: Pecho + cuello + cabeza.

-Torso: Talle + pecho + cuello + cabeza.

-Tronco: Caderas + talle + pecho + cuello + cabeza.

EL ESPACIO: El espacio es el campo donde se desarrolla la comunicación, el sitio donde se encuentra el yo con los otros. Es otro elemento fundamental en el que se apoya la expresión corporal, pues en él se manifiesta el movimiento y está tratado por la Proxémica, ciencia que estudia el uso del espacio desde la vivencia personal. La noción de espacio se adquiere simultáneamente a la conciencia corporal y es determinante en el lenguaje corporal y en la manera eficaz de ocuparlo. El espacio se puede clasificar atendiendo a diferentes aspectos:

En cuanto a la persona, puede ser interior, de piel adentro, y exterior de piel a fuera.

En cuanto a las distancias, puede ser intimo, cuando hay contacto físico, personal cuando hay proximidad, y social para relacionarnos socialmente.

Se puede clasificar desde el punto de vista físico, como parcial cuando utilizamos un espacio restringido y espacio total, si no hay límites de restricción en su ocupación.

EL TIEMPO: El tiempo, al ser abstracto, es un elemento de difícil comprensión y subjetivo. No se puede adquirir sin estímulos espaciales y motrices, por eso se percibe como una sucesión ordenada de acciones, lo notamos en los cambios que se producen en nuestro entorno. Desde este concepto, podemos distinguir dos tipos de tiempo; el objetivo, medido con rigor externo a nuestros parámetros, y el subjetivo que depende de los parámetros de medida internos. Tanto uno como otro están presentes en toda manifestación expresiva.

Si consideramos la relación del tiempo con el movimiento, encontramos el ritmo, es la forma de organizar los fenómenos que se desarrollan en el tiempo. El ritmo rige toda actividad de la persona a nivel individual y grupal y se basa en la sucesión de tensiones y relajaciones musculares y su acción en el espacio y el tiempo.

Para finalizar, diremos que en el análisis de los elementos expresivos hemos seguido a R. Laban (1987), que hace un estudio del movimiento expresivo y llega a una clasificación de elementos, partiendo de unas preguntas básicas sobre las que desarrolla su método de trabajo:

-¿Qué se mueve? EL CUERPO.
-¿En qué dirección? EL ESPACIO.
-¿Cuándo? EL TIEMPO.
-¿Cómo? ENERGÍA.